Propuesta Educacional del Gobierno, ¿Más de lo mismo?

Hace varias semanas que en Chile estamos viviendo jornadas de manifestaciones y protestas por parte de estudiantes secundarios y universitarios. Un conjunto de peticiones y demandas se han mostrado ante la opinion publica, y que se sintetizan en dos ideas básicas: Educación gratis para todos y que a su vez, sea de calidad. Cabe preguntarse, para partir, si es conveniente que estos planteamientos existiesen, es decir, si es razonable una educación gratuita para todos. Coincidimos en que debe ser de calidad bajo estándares internacionales, en donde la procedencia de un estudiante no implique que sus aprendizajes sean distintos a lo que debería saber, en conformidad con los tiempos que se viven. Las competencias que los estudiantes en pleno siglo XXI deben adquirir, requieren de una transformación y un cambio paradigmático urgente.

Es comprensible y razonable el descontento de los estudiantes y la ciudadanía en general, cuando una clase política no ha sabido responder a las demandas de un mundo nuevo, diverso, exigente. Es por ello, y a la luz de los acontecimientos, es que el día miércoles pasado, el Ministerio de Educación de Chile, entregó a través del Ministro Bulnes, un documento de 19 páginas en las cuales se indica la propuesta del Gobierno de Chile en cuanto a Educación.

En esta propuesta, la cual es claramente a nivel general, se mencionan elementos referidos a la desmunicipalización, educación parvularia, básica, media y universitaria, aspectos de financiamiento de educación superior y elementos sobre calidad educacional establecidos en la carta fundamental, es decir, en la Constitución Política de Chile.

Sin embargo, una propuesta a nivel país, como se requiere, debe contar con elementos claros y concretos, los cuales no se encuentran en el documento. Por un lado se valora considerar fuertemente la educación parvularia y básica, pero queda fuera la educación especial; se menciona la educación técnica, pilar fundamental de nuestro desarrollo, pero no se habla de la forma en que se potenciará esta área; se habla de cambiar la administración de establecimientos de algunos municipios, los que operan de peor forma, bajo entidades sin fines de lucro o corporaciones, pero no se indica la forma y los aspectos legales respectivos. Se mencionan ideas generales, muchas líneas en torno a materias de propuestas de ley, pero que no constituyen nada sólido.

Lo mas preocupante es que no existe en ninguna parte de la propuesta un solo detalle o mención a la forma de financiamiento del documento entregado. Eso es realmente lamentable, porque es un debate que tiene que ser de primera línea la manera de obtener los recursos para las iniciativas.

Es evidente que un 4% del PIB a Educación no es suficiente. Se necesita al menos un 10% del PIB centralizado en Educación, el punto es, ¿de qué forma? ¿Subiendo impuestos? ¿Aumentado la carga tributaria a las empresas? ¿Readecuando impuestos directos e indirectos? Esto es sumamente grave en una propuesta de país, como es la Educación.

Como Maule Scholar creemos fuertemente que a esta propuesta, aún cuando tiene elementos importantes, le faltan aspectos fundamentales de discusión, más aterrizadas y concretas, sin mencionar el tema de recursos que es sumamente elemental a la hora de hablar seriamente de Educación.

Esperamos que en los siguientes días exista una mejora en la relación entre las partes y podamos alcanzar un acuerdo que beneficie a los mas afectados, los niños de Chile.

You may also like...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *