Fundación Maule Scholar tiene su origen el año 2010, como consecuencia del Terremoto ocurrido en la zona central de Chile, el 27 de Febrero de ese año. Álvaro Tapia y Carlos Ruz, sintieron muy fuerte el golpe de ver casi destruida la ciudad de Curicó y los sectores cercanos, la provincia de Curicó. Es por eso, que en Octubre del mismo año durante una conversación, surge la idea de formar y crear una entidad que permitiera resolver 3 elementos importantes para el desarrollo de la zona: Educación, para los niños y niñas de la Provincia de Curicó; Investigación, para obtener información constante y relevante sobre lo que está sucediendo en el aula y su entorno, con los niños, docentes y familia, de manera de aprender de ello y corregir la metodología y didácticas que se estén utilizando; y Tecnología, con el fin de insertar lo anterior en un contexto social, económico y político en donde las tecnologías para la información y conocimiento imponen nuevas reglas para su desarrollo, y en particular, nos hacen pensar en una nueva forma de educación, acorde con los tiempos actuales.

Es así, que hacia fines del año 2010 surge el Proyecto ETI: Educación, Tecnología e Investigación, la cual además, consideraba fuertemente la concepción de la integración y la pluralidad de sus futuros miembros.

Durante el 2011, y una vez que las áreas comprometidas en la base del proyecto se consolidaron al tener una hoja de ruta claramente definida, surge la versión final institucional, llamada Fundación Maule Scholar. Este nombre, responde a dos vertientes: la primera, Maule, debido a que su base y procesos de trabajo se desarrollarán en la Región del Maule, donde su centro de operaciones será la ciudad de Curicó; la segunda, Scholar, por que responde a una necesidad comercial y de marketing, la cual nos permite tener una acceso mejor a futuros patrocinadores y auspiciadores, debido a la cercanía con este mundo en particular.

Maule Scholar actualmente está desarrollando un programa de trabajo en dos establecimientos de la comuna de Curicó, con un staff de profesionales en áreas esenciales como la pedagogía y el trabajo social; junto con ello, en lo educativo, centralizado a nuevas técnicas y metodologías en el aula, con recursos tecnológicos enfatizados en el hacer, como también en las capacidades individuales, las competencias y habilidades. Un acento especial en la labor de los docentes, y por cierto, un apoyo a los padres en el difícil proceso de la educación de los niños, con talleres de formación parental y de nivelación educativa.